Parada 3. Mirador Serra de Santa Pola

Resulta obligado destacar su origen como formación arrecifal, del tipo de los atolones, de edad Mesiniense, Mioceno Superior, que se apoya sobre las calcoarenitas tortonienses, también del Mioceno Superior (Estévez et al., 2004); condición que planteó la posibilidad de solicitar, en un primer momento, o además, como figura de protección para este espacio, la de Monumento Natural. Como elemento del relieve es un bloque levantado y basculado, que alza su proa -frente- hacia el SE; mientras que se hunde, progresivamente, hacia el NO configurando una estructura que, Rosselló (1978), calificó como braquianticlinal, seguramente por su aspecto hemi-domático, pero que, en realidad, se presenta como un espectacular escarpe de falla que se ha resuelto de maneras muy diversas en su lado este (con ondulaciones, bloques hundidos y ganchos de falla), mientras que, por el sur, lo hace de forma más clara y uniforme como un cantil, únicamente interrumpido por los barrancos que se precipitan desde la parte culminante mediante saltos y cascadas (Marco, 2012).

En la Serra de Santa Pola, la única figura de protección declarada hasta la actualidad, es la microrreserva vegetal del Barranc de L’Escolgador de Crist (Orden de 6 de noviembre de 2000, GVA). La orientación y las paredes verticales permiten una densidad vegetal considerable en el curso alto del barranco, gracias a la humedad acumulada proveniente de las brisas marinas. Las especies prioritarias son Chaenorhinum crassifolium, Teucrium buxifolium subsp. rivasii, endemismo alicantino, y Clematis cirrhosa, catalogada como “En Peligro” por la UICN (figura 8). Esta última está presente en otros dos barrancos de este frente marítimo oriental de la sierra y ha sido citada también en el Barranc del Salt..

La mayor amenaza es el uso de estos espacios como escombreras de los movimientos de tierra relacionados con las actuaciones urbanísticas. Por otra parte, la mitad septentrional de la microrreserva está clasificada como “Dotaciones red primaria zonas verdes” según el PGOU de Santa Pola, mientras que el sector meridional es considerado “Zona rural protegida” por el Plan de Acción Territorial de Infraestructura Verde del Litoral de la Comunidad Valenciana (PATIVEL). La especie está cultivada en la Escuela Botánica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia (JBUV).

Clematis cirrhosa.
Figura 8. Clematis cirrhosa. Foto: Medspai.