Parada 1. Mirador del Clot

Parada 1. Mirador del Clot

El espacio comprendido entre la Playa de l’Altet y la Playa del Carabassí formaban un gran sistema dunar que alcanzaban las 170 ha. La construcción de la urbanización de los Arenales del Sol supuso la ruptura del extenso campo dunar configurando dos tramos aislados de menor extensión: Dunas de l’Altet y Dunas del Carabassí. Desde la década de los 50 se han ido produciendo cambios en esta área, sustituyendo los espacios naturales por infraestructuras y urbanización (figura 5).

Evolución de la costa septentrional del municipio de Elche.
Figura 5. Evolución de la costa septentrional del municipio de Elche. En las imágenes aéreas se observa la transformación que se ha producido del espacio costero, acotando la extensión del campo dunar y las playas. Fuente: ICV, elaboración propia.

A comienzos de la década de 2000 se presentaba como un espacio degradado debido a diferentes factores. Una deficiente protección y ordenación ambiental del litoral, ya que no fue hasta 2005 que se incluyeron estos espacios bajo la figura del Paraje Natural Municipal del Clot de Galvany, limitando las actividades. Un desarrollo urbanístico invasivo, que generó desconexiones en el sistema dunar Altet-Carabassí, aislando dos sectores mucho más reducidos, rompiendo así la dinámica y la continuidad del sistema original. Por último, el desarrollo del turismo, en concreto el impacto de las personas. Los visitantes generaron graves impactos relacionados con el pisoteo descontrolado por las dunas e incluso de los vehículos, generando la compactación de las dunas móviles y la pérdida de vegetación propia de estos espacios (figura 6).

 Comparativa de impacto por pisoteo
Figura 6. Comparativa de impacto por pisoteo 2002-2020 (Campaña, 2021).

Como consecuencia se produce una degradación ambiental tanto de los sistemas dunares como de las playas, una pérdida de biodiversidad, disminución y alteración de la cobertura vegetal y un aumento de la exposición frente a los temporales costeros. Ante esta situación, en 2008 el Ayuntamiento de Elche junto con el Ministerio de Medio Ambiente, el actual MITECO, diseñaron una serie de actuaciones que asumió la Dirección General de Costas dentro de su objetivo de regenerar y proteger el DPMT. Los principales objetivos eran recuperar y conservar las playas y dunas, ordenar los accesos de personas y vehículos (realizándose de forma ordenada y respetando el medio dunar) y combinar las acciones de preservación con la potencialización del recurso turístico.

En los 2000, el impacto por pisoteo (en rojo, las rutas de senderos) es un problema notorio que ocasionó graves impactos por compactación dunar y pérdida de vegetación. Tras la implantación de medidas para la regeneración ambiental, el pisoteo y el impacto disminuyeron notoriamente. Fuente ICV, elaboración propia.