Parada 6. Punta Falcó-La Naueta

Las ofitas son los materiales que constituyen La Naueta, La Nau y escollos más orientales (figura 13). A pesar de que, en principio, es una roca que se considera competente, estas diabasas, por efecto de la tectónica, aparecen enteramente trituradas y, por tanto, predispuestas a su disgregación.

La única microrreserva de flora de la isla se localiza en los islotes de ofitas frente a Punta Falcó, declarada en 2002 como  “Illot de la Nau”. La especie prioritaria de protección es Lavatera mauritanica, considerada como Vulnerable en la Lista Roja de Flora Vascular. En el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas está incluida en el Anexo III. Especies Vigiladas. Las unidades de vegetación prioritarias son: “Acantilados con vegetación de las costas mediterráneas con Limonium spp. endémicos” (Código Natura 2000: 1240) y “Matorrales halonitrófilos, Suaedetum verae” (Código Natura 2000: 1430).

Punta Falcó, la Naueta y La Nau.
Figura 13. Punta Falcó, la Naueta y La Nau.

 

 Croquis morfológico del sector oriental
Figura 14. Croquis morfológico del sector oriental en el que se puede observar el nivel de arrasamiento que define la superficie plana de la isla (rayado rojo horizontal) que domina, mediante un acantilado (triángulos azules), la plataforma de abrasión, que define un escalón hacia sectores más profundo (rayado vertical azul) (Marco, 2012).

 

El predominio de vientos es casi absoluto de los de componente este, destacando el llevant y el gregal, los cuales aglutinan porcentajes considerables como flujos dominantes, al tiempo que alcanzan gran significación como prevalentes. Y, como dato más determinante, que coincide con el anterior, destaca el hecho de que los fetchs máximos son los de componente este, puesto que superan los 1.100 km. Por tanto, el tramo costero más expuesto a la acción erosiva, habida cuenta de que la disposición general de la isla es de ONO a ESE, sería el septentrional. La morfología de La Naueta y de La Nau obedece a este tipo de procesos llevados casi hasta sus últimas consecuencias, es decir, hasta la práctica desaparición de cualquier elemento que destaque respecto de la plataforma de abrasión o, lo que es lo mismo, respecto del plano marcado por el nivel del mar; no en vano, la prolongación hacia el este de La Nau la constituyen elementos enteramente ruiniformes –conocidos por la denominación de Els Farallons- o meros escollos con denominaciones, igualmente expresivas, como El Saltaor o el Estufaor. Entre la Punta Falcó y la Punta de l’Escull Foradat, la dimensión de la plataforma ronda los 20 metros, aunque no faltan tramos en los que oscila entre 30 y 45 metros, hasta rozar, localmente los 50 metros. Por contra, en la costa meridional, como por ejemplo en la Platja Gran, la plataforma se reduce a la mínima expresión, marcándose, así, una considerable disimetría entre ambas fachadas (figura 14).