Parada 3. Cala La Mosca

Cala La Mosca, ya en término de Orihuela, da nombre a uno de los pocos espacios libres de urbanización del litoral sur valenciano, con más de 40 ha de propiedad privada, salvo el estrecho márgen de DPMT. Entre sus principales características ambientales se encuentra una importante subpoblación de Helianthemum caput-felis Boiss. y la caracola Tudorella mauretanica Pallary (catalogada como “Vulnerable” en la Comunitat Valenciana), aunque el espacio ha sido objeto de una creciente presión antropogénica (bañistas, paseantes, acceso de tráfico rodado, expansión de especies exóticas y afluencia de perros) conforme se ha incrementado la urbanización de los sectores circundantes. De hecho, el PGOU de Orihuela (aprobado en 1990) declaró como urbanizable la zona, que ha tratado de desarrollarse en distintas etapas.

En 2007 se iniciaron unas obras de urbanización, con remoción de tierras para apertura de viales, que fueron paralizadas por SEPRONA. Previamente, MedSPai había registrado el área de ocupación de la planta en este espacio, lo que permitió cuantificar y valorar la gravedad del daño provocado sobre el hábitat y los ejemplares de la jarilla cabeza de gato (Marco et al., 2008). A partir de ese momento, se iniciaron distintos proyectos de seguimiento de la especie en Cala La Mosca, con la elaboración de cartografía corológica de precisión y la identificación de amenazas, mientras la tramitación de la Unidad de Ejecución urbanística continuaba su tramitación.

Ortofotografía de 2011
Ortofotografía de 2011
Ortofotografía de 2014
Figura 7. El proceso de urbanización es la principal amenaza sobre la especie, y también incluye intervenciones realizadas por la propia administración: Arriba: Ortofotografía de 2011. Censo de 2006 (naranja) y censo de 2013 (verde) Abajo: Ortofotografía de 2012 a la que se superponen los ejemplares eliminados por la ampliación de la carretera N-332 y del trazado del carril bici (“x” en rojo) y distribución en manchas (trama oblicua en verde) e individuos (“x” en verde). Fte.: Padilla et al., 2014. Ortofotografías de PNOA-IGN.

 

En 2018 la Generalitat Valenciana emitió la Declaración de Impacto Ambiental (en adelante DIA) del Estudio de Impacto Ambiental de la Modificación del proyecto de urbanización, que requería la elaboración de un estudio de afección a especies protegidas y otro de restauración del área de conservación propuesta. Los estudios evaluaron la afección que se está produciendo por las sendas actualmente utilizadas para acceso a las calas y playas, y de conexión con el carril-bici de la N-332, así como la posible afección del vial peatonal-carril bici y los equipamientos de playa proyectados. La información corológica de distribución de las especies protegidas, especialmente de H. caput-felis, ha sido fundamental para poder acometer estos estudios y definir un área de conservación acorde con la urbanización del sector y la DIA emitida por la administración autonómica. La primera acción adoptada tras la declaración de la DIA y previa a la elaboración de los estudios, fue limitar el acceso al tráfico motorizado, logrando una sensible recuperación de la cobertura vegetal sobre áreas erosionadas y/o compactadas. El planeamiento ha ido adaptándose a las necesidades de conservación requeridas por la administración autonómica conforme los distintos estudios han ido señalando esta necesidad: si en 2007 todo el sector se iba a urbanizar, con la consiguiente desaparición del 75% de los ejemplares de Cala La Mosca (únicamente se salvaban los ubicados en DPMT), actualmente se protege a la práctica totalidad de los ejemplares (algo más del 99%), aumentando el área de conservación hasta las 8.1 ha, que podrían integrarse en la microrreserva de flora (que ocupa el DPTM y fue declarada en 2014) y que podría incrementar su extensión final de las 2.9 ha actuales hasta las 11.1 ha (figura 8). Igualmente, en este sector de conservación se prevé un conjunto de acciones encaminadas a la restauración de hábitats y paisaje (eliminación de especies exóticas invasoras, descompactación, eliminación de vertidos y plantación de ejemplares de H. caput-felis).

Evolución de la superficie protegida
Figura 8. Evolución de la superficie protegida en el área a urbanizar desde 2013. El área coincide con la localización de ejemplares de Helianthemum caput-felis y Tudorella mauretanica. Anteriormente a 2013, no existía área de conservación alguna.